Si estás buscando restaurantes con salones privados en Bizkaia para celebrar la cena de Navidad de tu empresa, nuestro establecimiento reúne todos los requisitos necesarios: se trata de un espacio bonito y acogedor, con una exquisita carta de autor con ingredientes de primera calidad y con aparcamiento para permitir el fácil acceso. Además disponemos de menús para grupos que podemos concretar en función del número de personas y las preferencias que tengáis. Así que no lo pienses más y date prisa en reservar que ya sabes lo que pasa en estas fechas tan complicadas.

Hoy nos gustaría aprovechar nuestra experiencia organizando eventos en nuestro establecimiento, uno de los mejores restaurantes con salones privados en Bizkaia, para darte una serie de consejos en clave humorística que te ayuden a hacer más llevadera la temida cena de Navidad de empresa. Toma nota si quieres sobrevivir al evento laboral del año sin morir en el intento.

El primer consejo seguro que lo conoces perfectamente y ningún año lo cumples: bebe con moderación. Aunque llegues nervioso o aunque tu compañero de mesa se empeñe en brindar cada cinco minutos, controla lo que bebes si no quieres morirte de vergüenza el lunes cuando llegues a la oficina.

Otro consejo en estos tiempos que corren: huye de los fotógrafos que móvil en mano se empeñan en inmortalizar cada segundo de la cena. Cuando te quieras dar cuenta estarás etiquetado en todas las redes sociales y no precisamente luciendo tu mejor cara.

Y sobre todo: evita los temas polémicos. El ambiente desenfadado unido al alcohol hará que muchos se vengan arriba y mantengan conversaciones que pueden calentarse más de la cuenta o de las que no sepan cómo salir airosos. En esta ocasión, podemos decir que "en boca cerrada, no entran arrepentimientos".

Pero sin duda, el consejo más importante es que disfrutes del momento que esperamos compartas con nosotros. En Tamarises Izarra encontrarás el lugar perfecto para disfrutar de las comidas o cenas navideñas en compañía de tus familiares, amigos o compañeros de trabajo.