Si hay un clásico que no puede faltar en los restaurantes para bodas en Bilbao son las preparaciones con salsa vizcaína, un acompañamiento muy especial y tan característico casi tanto o más que el famoso pil-pil en toda la gastronomía vasca.

En Tamarises Izarra consideramos la salsa vizcaína una de las más versátiles que se pueden hacer, porque puede emplearse tanto para pescados como para carnes, como en nuestro caso, que ofrecemos bacalao a la vizcaína, así como callos y morros a la vizcaína.

Se trata de una salsa hecha a base de pimientos choriceros, vegetal que se produce en los caseríos y que adorna las fachadas con su color rojo intenso, que se han de hidratar previamente en agua caliente y que se añaden a un sofrito de cebolla picada y aceite. Se pocha todo ello durante unos minutos y se liga con harina, un caldo dependiendo de la preparación o, incluso, con salsa de tomate. Este último ingrediente no se incorporaba en la receta original, pero hoy día en casi todos los restaurantes se acepta.

La salsa vizcaína es un clásico de todos los hogares de la provincia, pero también de los restaurantes para bodas en Bilbao, donde la hacemos para la receta tradicional de bacalao y la exquisita de callos y morros. Incluso, en determinados lugares del País Vasco se emplea también en la preparación de caracoles. Y aunque en nuestro restaurante la hacemos al momento, hay quien prefiere consumirla al día siguiente. De hecho, muchos cocineros de prestigio apuestan por dejarla reposar en el frigorífico una vez fría porque así desarrolla más cuerpo y mejora su sabor al día después de su preparación.